Salseo

Más tarde es nunca

¿Estás alcanzando tus objetivos? Hoy te voy a contar algo que yo hago para conseguir los míos, sigue leyendo, aunque puede que después de este email me odies, me veo en la obligación de contarte esta historia.

El Jesús de hoy en día no es como el de antes.

Hoy en día reviso las ventas semanalmente para ver que vamos avanzando en nuestros objetivos y si encajan en la planificación mensual que tenemos.

Tener mis objetivos semanal, mensual y anualmente me permite poder ver si las acciones que estoy realizando son suficientes o si me estoy quedando corto, y analizar los KPIs que creo que pueden estar afectando para corregirlos y alcanzar mis metas.

Así conseguí recuperarme de la pérdida de facturación del coronavirus para llegar al objetivo anual. Tenía que recuperar la facturación y conseguir llegar al objetivo anual, así que aumenté las inversiones en captación de clientes para facturar más y llegar, y así hemos llegado a duplicar facturación tal y como estaba previsto.

Si no estoy vendiendo suficiente me paro, analizo y veo que hay que ajustar.

¿Estoy vendiendo de sobra? Reviso qué he hecho que ha funcionado tan bien para ver si lo puedo replicar.

Esto que parece básico, yo que veo muchas empresas día a día, no se hace. Y de hecho, yo no era así antes, con lo que te entiendo perfectamente si tu no llevas tus KPIs al día. Yo antes simplemente decía:

Quiero crecer más rápido.
Quiero ganar más.
Quiero vender más.
Quiero vender en nuevos mercados.
Quiero aprender más sobre «x»

Estas frases lo que hacían es que al no tener un objetivo claro, no pudiese medir si mi esfuerzo era suficiente y simplemente me dejaba llevar. Si acaso no llegaba, culpaba a la economía o las personas, o decía que es que no tenía tiempo y listo.

Esta ultima excusa me parece genial, también la ponen mis empleados (un saludo a los que se que me leéis) , pero solo te engañas a ti mismo. Si tu mismo eres el que te pones un objetivo, lo primero que tienes que hacer es comprometerte a sacarlo. Si no tienes tiempo, entonces no te pongas ese objetivo, pero no te engañes a ti mismo.

«No tengo tiempo» es una mentira. Deberías decir, esta no es mi prioridad, porque tiempo tienes pero lo prefieres dedicar a otras cosas.

En todos los casos, problema no esta fuera, el problema eres tu.

¿Qué fuerte esto que te digo verdad? Pero recuerda, si estuviste atento a la masterclass, te dije que yo no estaba aquí para regalar los oídos a nadie, sino para decirte lo que muchos no se atreven a decir.

Siempre, siempre, siempre, siempre, el problema es uno mismo.

Mira que incoherencia el estar leyéndome ahora mismo:

Si estás consiguiendo tus objetivos de ventas no entiendo por qué viste esta masterclass y por qué me sigues leyendo. Te ha quitado tiempo para seguir tu camino y los objetivos que ya estabas cumpliendo.

Si no los estas consiguiendo, no se por qué no has contactado para ver en que te podemos contar. Hasta hoy es gratis contactar, pero tu no lo has hecho.

Sigues leyendo porque piensas que puedes aprender pero no estás dispuesto a pagar por este conocimiento. Interesante forma de ver las cosas, pero si yo hubiese hecho esto no habría crecido tan rápido en tan poco tiempo.

La pregunta que deberías hacer es: tiempo o dinero, ¿Qué vale más para ti?

Tal vez estas en esta situación:

Eres del dpto. de marketing y piensas que no vas a poder aplicar lo que hemos visto, que no cuadra o que no es lo que buscas (mentiraaaa), o que no te dan más presupuesto pero si te exigen objetivos…

Pues te entiendo, a mi me pasa lo mismo y a veces cuesta entender el valor de las cosas antes de querer pagarlas, pero si estás seguro de lo que podemos ayudaros seguro que consigues hacerle entender a tu jefe la importancia de esta inversión.

O bien podemos mantener una reunión con el y contigo para poner cosas en común. Estas son algunas opciones que te dejo encima de la mesa.

Si eres director comercial, de marketing, etc. y tienes que presentar esto o si tienes socios y crees que no lo verán claro, te pasa más o menos lo mismo.

Si es tu empresa y no haces nada, pues imagino que piensas que ahorras dinero. Nada más lejos de la realidad. Como más se ahorra es aprendiendo cómo ganar más dinero más rápido, no haciendo las cosas solo. Lo peor es que lo sabes pero quieres pensar que no para no pagar. Yo te entiendo, también pensaba así antes pero mi tiempo vale demasiado para estar descifrando todo esto solo.

Si eres de la competencia, pues estas jodido (esto ya lo he dicho varias veces), pero siempre podrás contratar una mentoría conmigo. El enero subo el precio a 4.000€ por 8h de mentoría y al menos así te ahorrarás un montón de correos leyéndome tratando de descifrar algo.

En cualquier caso, estar leyendo estas líneas y no tomar acción es un error.

Si estas aún leyéndome, es que en parte piensas que tengo razón, lo cuál es digno de alabar porque no todo el mundo está dispuesto a reconocerlo.

Y si piensas que no, entonces deberías desuscribirte de este lista.

Yo no puedo decirte nada más, me encantaría poder escuchar tu proyecto y ver si podemos ayudarte, y si no estás teniendo los resultados que quieres, desde luego debes hacer algo.

Posponer algo que en el fondo sabemos que necesitamos solo nos lleva a perder lo más valioso que tenemos en la vida: El tiempo.

¿Estás dispuesto a seguir arriesgándolo?

Artículos relacionados